Ante las dificultades económicas, Condé Nast opta por desaparecer su departamento de MKT

No hace mucho, todavía en tiempos de Farid Aouragh, Condé Nast era una exitosísima editorial de revistas con títulos como Vogue, GQ  y otras que se vendían bastante bien y recibían publicidad a manos llenas.

Revistas, justo es decirlo, que siempre nos parecieron de otro mundo: de un país de hadas, sin problemas ni dificultades, lleno de gente bien y bonita. Fue un modelo que, obvio, no podía durar toda la vida por lo que ahora va de picada.

Como todas las revistas del siglo pasado, las de Condé Nast están cada día peor, sin que la empresa haga nada para remediarlo: insisten en un modelo por entero caduco que, ellos creen, se vende solo.

Y en vez de hacer una cura ahora han tomado la absurda  decisión de disolver al departamento de mercadotecnia que hubiera podido ayudarles a actualizar sus contenidos de viejitos al gusto de las nuevas generaciones. Y le dieron las gracias a Rosa María Gardea.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Ante las dificultades económicas, Condé Nast opta por desaparecer su departamento de MKT”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *