La participación de AT&T en proyectos de innovación y desarrollo tecnológico, que generen un impacto social positivo y conecten a la gente con su mundo, es un compromiso permanente de la compañía con los mexicanos. AT&T anunció una iniciativa para impulsar el emprendimiento de jóvenes mexicanas, en alianza con la fundación Imagina, Innova e Incuba A.C. (iLab México).

A principios de 2017, AT&T en México dio a conocer cinco pilares de impacto social en los que desea participar activamente en el país: Educación, Salud y Bienestar, Seguridad, Aceleración de Negocios y Medio Ambiente. Esta alianza representa un apoyo a la educación, y un motor para la creación y la aceleración de negocios.

AT&T Foundation está apoyando este proyecto con un donativo de más de $1 millón 700 mil pesos para la generación de becas que beneficiarán a 30 jóvenes. El programa les permitirá transformar su vida gracias a los conocimientos de tecnología y modelos de negocios que obtendrán para comenzar sus propias empresas.

El anuncio se llevó a cabo en la tienda Insignia de AT&T ubicada en Masaryk en presencia de la directora de iLab, Tania Limón, de algunas de las emprendedoras beneficiadas y de ejecutivos de AT&T.

“Nuestra visión es generar un impacto positivo en la comunidad a través de la educación y el emprendimiento. El objetivo es que esta iniciativa contribuya exitosamente a materializar ideas innovadoras y a transformar la realidad de muchas jóvenes”, expresó la Directora de Asuntos Públicos de AT&T en México, Jimena Gómez.

Destacó que la alianza entre AT&T y iLab ayudará en la construcción de sociedades más equitativas, al fomentar una cultura empresarial entre jóvenes mexicanas y favorecer así al empoderamiento de la mujer.

Como referencia, en México, sólo 3 de cada 10 empresas con registro ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) pertenecen a mujeres; de los 5 millones de empresas en el país, 1.5 millones nacieron gracias a la visión empresarial de una mujer. Además, 9 de cada 10 empresas Mipymes son dirigidas por ellas.

Para lograrlo, las jóvenes participarán en un entrenamiento de 16 semanas donde generarán y desarrollarán una idea de negocio. También, crearán el prototipo, lo validarán en el mercado, comenzarán la constitución fiscal y legal e iniciarán el proceso del registro de la propiedad intelectual.