Campopiano renuncia a FCB: no duró ni un año

Aclaro que, desde mi punto de vista, México debe darle gracias a Dios por todos los argentinos que a diario nos llegan buscando aquí mejores condiciones de vida para ellos y para sus familias.

Por desgracia  en esa inmigración, tan benéfica para México, no deja de haber los prietitos en el arroz, que llegan “a salvarnos” tan solo para hacer el más estruendoso de los ridículos.

Eso pasó hace unos tres o cuatro años, en la otrora J. Walter Thompson a donde llegó un argentino entre fanfarrias, a la VP creativa: el señor recibió su departamento con cien personas y lo dejó con cuatro, (sí, cuatro), cuando lo corrieron por no haber hecho absolutamente nada. Y no decimos su nombre para no perjudicar a otros amigos mexicanos a los que el embaucador convenció de contratarlo.

Lo malo es que la historia se repite con frecuencia y ahora tenemos el caso de Javier Campopiano, de quien se suponía que hasta iba a ser socio de FCB México, pero ya se fue porque no hizo nada: al menos nada notable.

Moraleja: los argentinos son grandes vendedores, sobre todo se sí mismos, no nos dejemos deslumbrar.  

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Campopiano renuncia a FCB: no duró ni un año”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *