¿Cuáles fueron los motivos del fracaso de Martin Sorrell?

Hace muchos años, cuando surgió WPP en el panorama de la publicidad mundial, hubo una voz, en México, que se atrevió a cuestionar al naciente corporativo: “¿Cómo es posible que alguien, que pretende dedicarse a la publicidad, adopte como nombre Wire & Plastic Products?”, se preguntaba Carlos Arouesty, (q.e.p.d.). “Se trata de razones financieras…” respondían los de WPP. Y ese fue el camino, el financiero, que Martin Sorrell siguió a lo largo de toda su vida profesional. Porque el señor nunca fue publicista: ni siquiera intentó aprender publicidad.

Se limitó a manejar a su imperio de acuerdo a la inflexible cuota de las utilidades: todas las filiales tenían una cuota que cubrir y el director que no la cumpliera se iba. Muy pronto la vara subió demasiado y los directores de cada agencia recurrieron a la despiadada práctica de reducir costos. Lo que en cualquier agencia significa congelar sueldos y/o eliminar plazas, con lo que los horarios de trabajo de los creativos se fueron de las 10 de la mañana de un día a las dos del siguiente. A menudo sábados y domingos. Incluso días festivos. Obvio, la gente se cansó, sobre todo la más talentosa, y renunció para poner su propia agencia.

Un tremendo y triste ejemplo de ello lo tuvimos en Grey México, del Grupo WPP, que en menos de 5 años pasó de tener 18 creativos, a solo 4. Y sin que los sueldos subieran.

Martin Sorrell nunca entendió que él vendía creatividad. Y, si ésta se acaba, el negocio se acaba. Fue como si una fábrica pasara de fabricar dulces de chocolate a golosinas con sabor a chocolate. De entrada, podría parecer lo mismo, pero no lo es. Sobre todo porque el público conocedor, en este caso los anunciantes, no son tontos y pronto se dieron cuenta de que WPP intentaba tomarles el pelo.

Y dejaron de tener todos los huevos en la misma canasta y ahora tienen a muchas otras pequeñas agencias. Esas sí, creativas. Lo cual es bueno para los creativos, pero es también una triste desgracia, porque implica el FRACASO para Martin Sorrell. Así, con mayúsculas.   

Que un hecho tan transcendental pueda ser hecho público y analizado en nuestro país se debe, sobre todo, a ti y a los otros publicistas mexicanos que han hecho de El Publicista el medio de este gremio, el vocero y vehículo de unión entre todos los que a esto nos dedicamos. Gracias por hacer de El Publicista “tu medio”.

Espera más detalles.

Puede gustarte también. . .

Una opinión en: “¿Cuáles fueron los motivos del fracaso de Martin Sorrell?”

  1. Fernando Alonso M dice:

    En el caso específico que Grey y que me tocó vivirlo, fue que la gente en puestos importantes se dedicó a querer ganar premios en lugar de ganar clientes y conservar los que ya tenían. Además del poco profesionalismo que mostraban y la falta de visión para hacer un negocio rentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *