Descanse en paz Arturo Olivé

Ya llovió: lo que voy a narrar en seguida sucedió… ¡a fines de la década de los setentas del siglo pasado! Por aquel entonces ya estaba yo bien encarrerado en la ETP y cada vez me faltaba menos para titularme como licenciado en publicidad. Así que decidí que ya era hora de trabajar en algo más que simple mensajero en Raúl Ruiz Publicidad y anduve tocando puertas, (yo quería ser creativo), hasta que por fin, de pura chiripa, me recibió Don Arturo Olivé, que en ese entonces acababa de hacer la campaña de Gansito, empresa Bimbo, donde Don Arturo era el mero mero de MKT.

Y yo, llegando, y queriendo lucirme, lo primero que hice al presentarme a esa entrevista fue ponerme a criticar la publicidad de todas las marcas de Bimbo, en general. Y pudiendo despedirme a patadas, Don Arturo tuvo la bondad de decirme:

-“Mire usted, la buena creatividad es algo como el matrimonio. Cuando uno recién se casa se la pasa quejándose de lo mal que cocina su flamante mujer. Después, pasando un tiempo, ya como que la señora va aprendiendo los gustos del marido., (p.ej. que no le gustan los frijoles negros). Y se va educando hasta que llega el día en que el señor dice “qué bien guisa mi vieja”. Lo que quiero decir es que, antes que nada, la buena creatividad debe satisfacer a ambos, al cliente y a la agencia: así es la publicidad que hacemos ahora en Bimbo y que cumple a la perfección con su labor de vender”. –

Dicho lo cual, Don Arturo me dio las gracias y yo me despedí… ¡pero nunca olvidé la lección! Considero que fue una de las mejores que recibí en mi vida y nunca dejé de practicarla.

Algunos años después, ya con la experiencia necesaria para ello, trabajé en McCann Erickson Stanton de México, como redactor de texto para Bimbo y otras cuentas, en el grupo de Bertha Maldonado (a) “Chaneca”. Cada junta de trabajo con la marca era para mí una verdadera clase de MKT y publicidad, en las que aprendí todo lo habido y por haber con verdaderos maestros en la materia.   

Recientemente, hará cosa de unos dos años, durante una de las comidas de los Ex – Macanes en casa de José Luis Chong, Don Arturo Olivé nos dio una plática en la que incluso hasta nos cantó el tema de “A mi manera” de Paul Anka dejando en todos los asistentes el concepto rector que siempre lo acompañó a todos lados… “¡qué señorón!

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Descanse en paz Arturo Olivé”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *