El pasado miércoles 21/06/17 se fue otro de los grandes publicistas de México, nuestro muy querido Jesús Jehová Rodríguez, quien fuera durante más de cuatro décadas el vendedor estrella del Grupo Radio Centro.

De tal manera que Chucho conoció prácticamente a todas las agencias de publicidad que compraban medios durante el último tercio del siglo pasado: fueron los tiempos en que la radio era el amo de los medios por su inmediatez, sabor local y lenguaje coloquial.

Cualidades, todas, a las que Chucho supo vender con maestría y gran simpatía para convertir a su empresa en el líder del medio. Siempre amable y sonriente, Jehová se sabía todos los mejores chismes del medio y los contaba con la misma gracia que decía infinidad de chistes, a cual más de ocurrentes. Pero a la hora de vender era todo un profesional, que sabía de ratings, perfiles y muchos otros tecnicismos que manejaba de manera contundente persuasiva.

Ese saberse meter con su mercancía hasta la cocina de sus clientes potenciales lo convirtió, al paso del tiempo, en el vendedor estrella de Radio Centro. Y puede que del medio radio en general; por lo que su muerte será muy sentida por todos: porque todos fuimos sus amigos.

A últimas fechas yo me lo encontraba comiendo sabrosamente en El León de Oro, la cantina de Escandón a la que vamos todos los publicistas de este país. Allí, Chucho iba en compañía de Adolfo Fernández Zepeda, la Voz Universal y otros locutores y vendedores de Radio Centro: se le veía, como siempre, feliz y lleno de vida. Tan ocurrente como siempre.

Lo que nos lleva a suponer que se fue rápido y sin mayores problemas. Hasta en eso fue un gran señor: descanse en paz.