En definitiva, el evento en lo que va del año.

La invitación nos llegó directamente desde la Embajada de Cuba: nos esperaban el miércoles 15/03/17, a partir de las 16:15 hrs., para asistir a toda una serie de eventos que incluían cursos, talleres, degustaciones, baile con música cubana y hasta una cenita.

Según entendimos en la jornada, bautizada como el Habanos Day 2017, la embajada pone el lugar y la música y los patrocinadores todo lo demás. Y al parecer les va muy bien porque este ya es el cuarto año consecutivo en que participan Havana Club y Cohiba y Montecristo.

Y pa’ pronto, que nos vamos tendidos a cubrir la noticia para nuestros lectores. De entrada, lo primero que aprendimos fue que habanos son los puros de Cuba: como que esa es su apelación de origen y todos los demás son puros.

Un habano consta de 5 hojas: las primeras 3 son las que le dan sabor y carácter al puro y se denominan tripa. La cuarta hoja es el envoltorio y la quinta es para favorecer la combustión.

Todos los habanos se enrollan y fabrican a mano. Y, de acuerdo a su carácter, se clasifican en ligeros, medios y fuertes. Yo me fumé un medianito junto con una copa de oldfashion de Ron Havana Club Tributo.

En la conferencia de maridaje que se nos dio al respecto nos fue recomendado soplar el humo del habano al vaso junto con el ron, tapar el vaso y dejar que ambos sabores y aromas se complementen durante algunos segundos, (porque no se mezclan). Y después disfrutar el ron: es una verdadera delicia, de las cosas buenas de la vida.

El Habanos Day de este año invitó a 1,600 personas, pero al final solo llegaron poco más de mil debido a la lluvia y al difícil tráfico de Polanco. Para quienes habíamos oído hablar del peculiar tabaco cubano este era más bien una curiosidad: ahora que lo conocemos mejor, junto con sus secretos y cualidades, estamos puestos a fumarnos uno de vez en cuando. Todo era cuestión de hallarle el gusto y el Habanos Day nos mostró el camino… ¡felicidades!