El éxito de Nike no tiene fin

Creatividad en los anuncios, iconos de lujo y eslogan pegadizos componen la fórmula mágica de Nike para pasar de ser una simple marca de zapatillas a un fenómeno social. Del baloncesto al fútbol, el gigante de Oregón abarca cada vez más deportes, en los que su calzado lidera la lista de ventas.

¿Cómo ha llegado a este nivel?

El principio del imperio se remonta a 1984. Todo comenzó gracias al acierto del departamento comercial en convertir a un entonces desconocido Michael Jordan  en su primer embajador. Ávida de iconos por el mundo, la empresa estadounidense apostó fuerte por un jugador con mucho potencial que empezaba a dar sus primeros pasos en la NBA.

Al rápido éxito de la marca contribuyó, sin querer, la propia NBA, al prohibir el uso del primer modelo de zapatillas creado para el exjugador de los Chicago Bulls: las Air Jordan 1. Como razón, el organismo de la mejor liga del mundo argumentó que iba en contra de la indumentaria reglamentaria, y Nike no tardó en sacar beneficio a dicha decisión con un anuncio que dio la vuelta al mundo. Aquí ese histórico spot:

Más de 30 años después del inicio de la relación comercial entre Nike y Jordan, esta sigue siendo muy rentable. Sin ir más lejos, un informe elaborado por Forbes y publicado por Marca afirma que la imagen de Jordan supuso unos ingresos de 130 millones de dólares en 2018, superando en 98 a LeBron James, el segundo de la lista. En otras palabras, incluso retirado desde 2003 genera más dinero que las actuales estrellas de la competición americana. De hecho, varias de estas lucen zapatillas de la línea Air Jordan.

Del baloncesto al fútbol

El otro momento estratégico de Nike tuvo lugar tras la Copa del Mundo de 1994 celebrada en Estados Unidos. La Brasil de Romario y de un jovencísimo Ronaldo se proclamó campeona del mundo allí por cuarta vez; y, poco después, Nike empezó a vestir a la selección brasileña y a explotar este recurso con anuncios muy recordados. Tal vez, el más memorable de todos es el que realizó en las vísperas del Mundial de 1998, con los grandes jugadores brasileños transformando un aeropuerto en un improvisado campo de fútbol. Por entonces, ya había reclutado a Ronaldo para su equipo.

Todas estas acciones ejercieron como imanes para ir captando a otras selecciones, otros clubes y otros futbolistas de primer nivel. Sirva como referencia que de los nueve principales aspirantes a la próxima Champions League  en los pronósticos de fútbol con bet365 cuatro- Barcelona, Atlético de Madrid, PSG y Tottenham- son socios comerciales. Dicho de otra manera, hay un alto porcentaje de posibilidades de que un equipo Nike levante el trofeo europeo más prestigioso de todos en 2020. Además, los balones de las principales competiciones nacionales, como la Premier League, son de Nike.

Nike domina hoy no solo el mundo del baloncesto sino también el del fútbol, al haber desbancado a Adidas en el deporte rey hace tiempo. Ronaldo el brasileño ha cedido el testigo a Ronaldo el portugués, mientras que en tenis, por ejemplo, Serena Williams y Rafa Nadal son los dos principales iconos de la marca. Y la estrategia de captar al talento se extiende a disciplinas menos mediáticas, para hacer de Nike un fenómeno social.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “El éxito de Nike no tiene fin”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *