El Grupo Ferrero ha decidido poner en marcha un nuevo equipo directivo establecido para fortalecer su posición competitiva dentro del mercado mundial del chocolate y los dulces empaquetados y acelerar el excelente momento de crecimiento.

El empresario y consejero delegado del Grupo Ferrero, Giovanni Ferrero, asumirá el papel de presidente ejecutivo a partir del 1 de septiembre de 2017. De esta forma, impulsará al grupo al centrarse en las estrategias a largo plazo, las nuevas direcciones empresariales y la novedosa innovación, al tiempo que asegura la continuidad de la cultura y los valores de la compañía.

Giovanni Ferrero definirá y liderará las nuevas rutas para la mejora del crecimiento y globalización del grupo, además de guiar las funciones estratégicas y consejos de administración/comités del grupo.

Con el fin de asegurar las consecuciones de los objetivos empresariales del grupo, Giovanni Ferrero ha decidido nombrar a un responsable para ocupar el cargo de consejero delegado. Desde este puesto, el consejero delegado impulsará todas las actividades centradas en las consecuciones de los resultados a corto y medio plazo. Lapo Civiletti, un líder interno con una elevada cualificación y que dispone de un registro impresionante dedicado a los logros destacados, asumirá su cargo como consejero delegado con fecha de 1 de septiembre de 2017.

El grupo se compromete a invertir en sus personas, mejorando el talento, capacidades de dirección y calidades personales de sus responsables. El nuevo equipo directivo permitirá a Ferrero hacer evolucionar sus negocios en el futuro, fortaleciendo su posición en los mercados mundiales.

“Estoy seguro de que la nueva dirección impulsará el crecimiento de nuestra compañía al tiempo que sigue siendo fiel a sus raíces. Este será el paso esencial para combinar ‘Lo mejor de nuestros mundos’: nuestra capacidad empresarial diferenciadora, nuestra excelencia de gestión y la calidad de todo nuestro personal, que son la mezcla perfecta para el éxito”, expresó Ferrero.