el mercado ha cambiado y ahora las agencias deben producir sus propios contenidos.

Vamos a poner solo un ejemplo de entre las muchas maravillas que vimos del 12 al 14 de julio pasado en el WTC: el sistema KeyLux, de tecnología digital, permite convertir en green screen cualquier fondo para después editar la imagen en el escenario que más nos convenga, (una playa, una nave espacial, un cabaret, lo que sea).

Cuesta poco y consume poca luz. No es un software ni un set virtual. Ocupa muy poco espacio y su costo se recupera, fácil, en la primera producción. Adiós chroma-key, bienvenido lo nuevo y más avanzado. Y así, por el estilo, están ahora las cámaras, los equipos de iluminación, (que ya se conectan a cualquier enchufe), los editores y todo lo demás.

Por citar solo un ejemplo, una agencia cuenta ya con una mini-consola de audio, de 42 canales de excelente calidad que ocupa menos espacio que un metro cuadrado. La usa para hacer audio para redes sociales: con tanto éxito, (y buen negocio), que en menos de tres meses tuvo que abrir un segundo estudio.

“Acabamos de producir, aquí, un comercial de TV, de 30’’, que le vendimos al cliente en 75 mil pesos… y a nosotros nos costó sólo 7,500 pesos, el resto fue ganancia”, nos comentó otro director de agencia.

Los equipos se han abaratado tanto y simplificado hasta el punto que ahora ya es muy fácil adquirirlos y manejarlos. Porque, además, todos los fabricantes ofrecen capacitación al respecto.

Si partimos de la base que la idea es de quien la piensa, las agencias pueden ahora, de entrada, generar ideas fáciles de producir y de vender para irlas haciendo cada vez más complicadas y sofisticadas, pero siempre producibles por ellos mismos.

¡Chin! Yo que los vendedores y arrendadores de equipos elefantiásicos y costosos de transportar, me empezaría a preocupar porque el mercado ya no va para allá. Por supuesto que no va a faltar quién diga que, si las agencias pueden producir, entonces ya las productoras van a poder crear anuncios, pero no es el caso. Las productoras que así han tratado de hacerlo en el pasado han fracasado de forma estruendosa. En cambio las agencias, con lo fáciles se les están poniendo los equipos, ahí la llevan. Y la llevan muy bien.