El privilegio de mandar no hace más que desnudar, de la manera más cruel y despiadada, el problema que tiene a Televisa en la lona: la falta de talento

Uno de los programas de la TV abierta de más éxito en el 2005 fue El Privilegio de Mandar, que parodiaba a los políticos que antes solo habíamos visto serios y envarados. Y se prohibió por uno de esos absurdos criterios del IFE, que después dio marcha atrás.

Pero estuvo bien porque, a la postre, nos dimos cuenta de que la temática del programa solo aplica en temporada de elecciones. Así, después de una breve prueba en redes sociales, Televisa autorizó la nueva puesta en TV abierta, de El Privilegio de Mandar, que se estrenó en lunes 29/01/18, en su edición 2018, a partir de las 23hrs.

Su estreno causó tanta expectación, que fue el programa más visto en esos momentos, con 24 puntos de rating según IBOPE, (aunque ya sabemos que ya ni el 40% del total de aparatos están prendidos en los canales de TV abierta a cualquier hora). ¡Y oh decepción! El programa es una mierda. Porque, de entrada, el guión es pésimo: sus chistes son malos, repetidos y más viejos que Matusalén.

Prácticamente no existe ni vestuario ni escenografía. A duras penas soporta uno verlo 15 minutos seguidos. Lástima porque los actores son muy buenos: pero ni ellos salvan tanta porquería.

Una vez más Televisa nos demuestra a la sociedad que no tiene ni idea de dónde está parada y qué es lo que espera el público. Al dejar ir a la basura tan espléndida oportunidad para reivindicar y empezar una nueva época de oro desde cero los directivos de Chapultepec 18 nos hacen dudar sobre si ya les vale madre la compañía.

Durante años y aciagos días, Televisa fue una institución manejada por un grupo de gente muy brillante, solo unos cuantos, alrededor de los cuales pululaba un enjambre de mediocres que, en el caso sobre todo de las señoras, vivían de prestar sus favores a diestra y siniestra. Televisa siempre se manejó con las nalgas. Y al parecer las cosas no han cambiado.

Y que no nos vengan a decir que la gente ha dejado de ver televisión abierta porque ahora hay mucha competencia: ya vimos que lo que no hay es talento. Porque El Privilegio de Mandar logró convocar a un considerable auditorio para ser el primer programa y todo mundo se desencantó: no es posible, me cae.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “El privilegio de mandar no hace más que desnudar, de la manera más cruel y despiadada, el problema que tiene a Televisa en la lona: la falta de talento”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *