Déjenme y les cuento, mis queridos lectores, que tuve la fortuna de ver el pasado Super Bowl 51 en el que fuera, tal vez, el mejor lugar de todo México para ello: en el Carlos & Charlie´s de Acapulco, que estaba lleno a reventar gracias a que la gerencia preparó un  paquete, con barra libre, que atestó el lugar. Sobre todo había unas mujeres buenísimas. Y yo, como buen profesional que me precio de ser, más que el partido vi los comerciales (y a las nalgas, a las que me fue imposible echarles un ojo).

Y bueno, aunque no esté bien, no pude dejar de comparar las obras maestras, en creatividad y en producción, que se generan en EU, VS los bodrios que a veces aquí hacen publicistas pedorros.

Para empezar, con las excepciones que nunca faltan, las grandes marcas han huido de las transmisiones de la TV mexicana. Lo cual, si me permiten decirlo, es el más claro ejemplo de la ruina en que se haya Televisa y que le lleva a aceptar anuncios de todo, incluso de cosas nunca antes vistas en la TV abierta, con la consiguiente pobreza creativa y de producción.

Pero lo que sí no me pareció para nada y quiero dejar constancia de ello, es que, en su desesperación por vender, los televisos hayan aceptado la pauta de VivaAerobus, sin duda alguna la aerolínea mexicana más odiada por nosotros, los jodidos.

Si a mí me pidieran que hiciera un anuncio para infame línea aérea, se los haría de volada y como sigue:

VivaAerobus

El boleto de avión más barato a su destino. (Aplican ciertas/muchas humillaciones).

Y es que, en los viajes en Aerobus, todo, todo tiene un costo extra: los refrescos, las aguas, la comida, un mejor asiento, etc. Y cuando el pasajero se atreve a reclamar, la actitud del personal es “¿quién le manda estar jodido? Ahora se aguanta, que para eso es pobre.

Si a eso añadimos los retrasos en las salidas y llegadas nos queda claro porqué NO hay que volar con VivaAerobus. Yo que Televisa no les hubiera aceptado su orden, por patanes. Pero queda claro que la gente de Emilio Azcárraga Jean ya está agarrando lo que cae.

Aquí puedes ver los mejores comerciales pautados en el pasado Super Bowl 51.