Escuelas de Tiempo Completo versus Escuelas de Medio Tiempo

En México, el Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC) inició en 2007 en 441 escuelas de educación básica y hoy en día cuenta con 25 mil 134 establecimientos escolares incorporados en el país. Este modelo busca mejorar el rendimiento académico de los estudiantes, al tiempo que promueve la autonomía de la gestión escolar, es decir, permite que las escuelas decidan cómo utilizar el tiempo adicional dentro de ciertos parámetros fijados por la autoridad educativa.

De igual manera, la Secretaría de Educación Pública (SEP) pone a su disposición materiales educativos, secuencias didácticas y asistencia técnica para hacer un uso efectivo de las horas adicionales en el aula.

La intención de aumentar la jornada escolar es darles a los maestros más tiempo para consolidar las clases de español, escritura, expresión oral y pensamiento matemático científico, así como la enseñanza de una segunda lengua.

El horario escolar se amplía en un 33%, pasando de 4.5 horas a 6 horas diarias.  En cambio, en las escuelas de medio tiempo solamente destinan la mitad de su jornada a actividades relacionadas con el programa de estudios, y los periodos de aprendizaje no resultan eficaces para los alumnos, esto se ve reflejado en los bajos niveles de conocimiento adquirido, pues de acuerdo a la prueba PLANEA 2015,  5 de cada 10 estudiantes de educación básica se ubicaron en un nivel bajo de comprensión del Lenguaje y Comunicación.

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo ha impactado directamente en la educación del país, pues el 92% de los docentes y directores perciben que el incremento de la jornada escolar mejora la educación de los alumnos y 69% reportó que la participación de los padres en actividades escolares aumentó en las escuelas de educación básica.

El propósito principal de las Escuelas de Tiempo Completo es construir de manera gradual, un nuevo modelo educativo de escuela pública mexicana, y ser un factor de innovación educativa que contribuya al aprovechamiento y uso efectivo de los materiales educativos y de la infraestructura de los planteles escolares.

Christel House México es un ejemplo de los beneficios de las escuelas de tiempo completo, pues aunado a un riguroso programa académico, incluye actividades deportivas, artísticas, musicales y de desarrollo personal; además dentro de su modelo de desarrollo, proporciona 2 alimentos al día  y atención a la salud física y mental permitiendo una atención integral durante los 9 años de escuela básica y los 3 de preparatoria, ofreciendo también un acompañamiento en el nivel superior y en la inclusión laboral.

Romper el círculo de la pobreza a través de la educación es su misión, es por eso que mediante el modelo de escuela de tiempo completo ofrece las herramientas necesarias para brindar a los estudiantes las mejores oportunidades y posibilidades de lograr un futuro de éxito y convertirse en seres autosuficientes y responsables de su comunidad.

María de Lourdes Loyola, Directora Académica de Primaria en Christel House nos comenta: “Cuando encuentras una escuela que ayuda a que los alumnos puedan desarrollar habilidades culturales, e implementar el gusto por una segunda lengua (el inglés, en nuestro caso) en el tiempo extracurricular; sólo queda fomentar que muchas más de estas escuelas se encuentren disponibles para beneficiar a los niños y niñas que así lo requieran. Además de aprovechar el tiempo académico, buscamos rescatar la importancia de la nutrición, asegurándonos que los alumnos tengan alimento en el tiempo que pasan en la escuela y apoyando a que las madres de familia puedan trabajar para sostener la situación económica en casa”.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Escuelas de Tiempo Completo versus Escuelas de Medio Tiempo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *