Estafas en los préstamos para negocios… cómo detectarlas y evitarlas

El Internet y las nuevas tecnologías han logrado que miles de procesos tediosos y burocráticos se vuelvan mucho más ágiles, eficientes y seguros, entre ellos la gestión de préstamos personales y empresariales.

Hoy en día, existen muchas Fintech especializadas en ayudarte a conseguir un crédito, como Limitum, que te ayuda a comparar entre decenas de alternativas para que elijas el préstamo para PyME que mejor se adapte a tus necesidades. Sin embargo, no todo es color de rosa y así como ahora es más sencillo para los negocios pequeños volverse más competitivos adquiriendo productos financieros de calidad, también ha crecido de forma alarmante el fenómeno de las estafas en este rubro.

De acuerdo con una encuesta llevada a cabo por la BBB, el 67% de las PyME´s sienten que hoy en día existe mayor riesgo de ser estafados que hace tres años. Tan solo en el 2016, las estafas relacionadas con créditos ascendieron a 50 billones en pérdidas monetarias.

Uno de los mayores problemas es que los estafadores con frecuencia se enmascaran tras identidades falsas o fingiendo que forman parte de empresas financieras respetadas y bancos. Los defraudadores se aprovechan de la necesidad de los empresarios y emprendedores de obtener financiamiento rápido y económico para robar dinero, datos personales e información sensible de un negocio pretendiendo ser brokers de crédito legítimos.

Por suerte, hay muchas formas de detectar estos fraudes y evitarlos. Los estafadores pueden contactarte de muchas maneras y con distintos discursos, pero todos tienen en común algunos factores que te ayudarán determinar que no son fuentes fiables. Te presentamos las 6 modalidades más frecuentes de estafas de crédito para empresas.

  1. Cuotas de gestión por adelantado

Este tipo de estafas prometen créditos de interés bajo o incluso 0%, y aseguran que el solicitante los puede adquirir aun cuando no tenga un buen historial crediticio. El único detalle es que piden una cuota de aplicación por adelantado. El nombre que se le de a esta “cuota” puede ser muy diverso: anticipo por gestión, inversión de seguridad, honorarios del broker, etc. Sea cual sea la etiqueta que se le ponga, el punto es el mismo: alguien te pide que deposites dinero a una cuenta antes de que tu crédito sea autorizado.

Algunos brokers de crédito legítimos sí piden cuotas por adelantado, también los bancos, para proceso como revisión de historial y apertura, pero nunca prometerán que dicho pago asegura la autorización de un crédito, mucho menos cuando no se cuenta con una calificación crediticia sólida.

  1. “Prestamos” entre particulares

Son muy similares a los anteriores, pero en lugar de ofrecerte un préstamo de un banco o una entidad crediticia, la estafa gira en torno del modelo de crédito entre particulares, lo que hace un poco más creíbles promesas asociadas a elegibilidad, inmediatez e interés bajo. Existen muchas plataformas en Internet que median préstamos entre particulares de forma completamente legal y transparente, pero las estafas tienden a llegar por medio de publicaciones y de mensajería en redes sociales y foros.

  1. Fraudes de fondos emprendedores o gubernamentales

Normalmente inician con un mensaje por correo electrónico en el que se te “notifica” que has sido seleccionado para recibir un fondo emprendedor para tu negocio, por parte del gobierno o de alguna institución que por cualquier razón está interesada en impulsar tu negocio. Misma dinámica: para “asegurar” tu fondo tienes que hacer un pago adelantado por gestión. En otros casos lo único que se te pide es llenar un formulario con información sensible que luego puede usarse para robo de identidad o para robo de cuentas.

La realidad es que ninguna institución que ofrezca este tipo de beneficios busca activamente empresas a las cuales dárselos, sino que emiten las convocatorias pertinentes y eligen a los negocios beneficiados a partir de un proceso de selección entre los postulantes.

  1. Fraudes de “reparadores crediticios”

Estas estafas van enfocadas a las personas que necesitan mejorar o crear un historial crediticio en poco tiempo y prometen lograrlo en tiempos inverosímiles. Existen algunas empresas reparadoras de crédito que operan de manera legítima, pero no hay mucho que puedan hacer que no puedas hacer tú mismo, aparte de concentrar tus deudas vencidas en una sola para unificar la tasa de interés. Ninguna empresa puede reparar tu historial crediticio, eliminar deudas o borrar información a cambio de dinero. Es una mentira.

  1. Inversionistas fantasma

De la noche a la mañana aparece un “inversor” interesado en capitalizar tu empresa pues le ha llamado la atención tu modelo de negocio. A veces te piden los clásicos adelantos de gestión o intermediación, pero más comúnmente intentan que apliques dándoles datos personales e información que debería ser confidencial.

  1. Brokers estafadores

Existe un impresionante número de individuos que se presentan como brokers expertos en crédito empresarial y en realidad solo son estafadores que cobran la primera cuota de gestión y huyen sin que vuelvas a saber de ellos.

Como puedes ver, por desgracia hay muchos estafadores dispuestos a aprovecharse de la necesidad de los emprendedores y empresarios como tú de financiar su negocio. Nunca tomes en serio las propuestas de crédito no solicitadas, y cuando necesites gestionar uno, acércate a plataformas de confianza como Limitum, en donde te ayudamos a seleccionar tu crédito entre decenas de instituciones financieras legítimas, de manera completamente transparente y sin cobrarte un centavo.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Estafas en los préstamos para negocios… cómo detectarlas y evitarlas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *