FuckUp Nights: un evento bastante singular

El 13 de diciembre tuve la suerte de que Alejandra Petatán me invitara a un evento por demás suigeneris y hasta extraño: la edición número 63, (¡!) de FuckUp Nights  que se llevó a cabo en un coworking, (léase terraza)… ¡otro lugar rarísimo!

Hubo tres conferencistas de lujo: Pepe Beker, Yuri Alvarado y Pepe Montalvo, quienes hablaron, cada quien durante 30 minutos, acerca de lo que ellos consideraron… ¡sus fracasos!

Pepe Beker, con su habitual sentido del humor, empezó por reconocer que casi no hay argentinos que hablen de sus fracasos: su ego les impide hacerlo. Y se declaró, antes que nada, como un ferviente y convencido redactor publicitario: “si pagaran bien yo sería simplemente redactor, ni siquiera creativo”, dijo PB.

Y añadió que el peor fracaso es el que viene después de un gran éxito ya que, entonces, todos esperan más del que tuvo esa primera gran idea. Para concluir con su intervención Pepe consideró que su peor fracaso, en lo personal, es dedicarse tanto al trabajo que, en ocasiones ello le ha impedido convivir más con los suyos. Ello le impidió, en un momento, despedirse de su padre y de una hermana, quienes fallecieron en Buenos Aires.

La gran enseñanza de la noche, en lo que al aspecto profesional se refiere, corrió a cargo de Yuri Alvarado, quien dijo que su gran error lo cometió hace 20 años, al aceptar la dirección creativa de Leo Burnett Costa Rica: “porque nada resultó como me lo ofrecieron. A mi jefe, que era alcohólico, sólo lo vi el día que me entregó la chamba. Y no volví a mirarlo nunca. En seguida, todo el equipo creativo de la agencia renunció, tan solo por ser mexicano, (luego me enteré que, unos días antes, México le había ganado a Costa Rica en el futbol)… ¡verídico!

El carrazo que me habían prometido resultó ser un Tsuru todo destartalado y los clientes locales se fueron de la agencia en tropel: si la oficina no cerró fue gracias a sus cuentas transnacionales. La enseñanza que obtuve de todo ello fue que no hay que creerse todo lo que le dicen a uno. Y que no siempre lo mejor para la familia es bueno para uno. Y viceversa.

Por suerte, a los siete meses de estar viviendo ese viacrucis, Carlos Vizcaíno me llamó para ofrecerme regresar a Young and Rubicam México, cosa que acepté de volada”, nos platicó Yuri Alvarado.

En su turno al micrófono Pepe Montalvo, de quien nos enteremos que ya se estrenó como papá, hizo hincapié en todos los fracasos que ha tenido que superar de dos años para acá, ahora que ya es su propio patrón.

Sin duda lo más trascendental que dijo Montalvo fue que, cuando los clientes le empezaron a llamar para participar en pitches, acudió a veinte de esos concursos… y no ganó ninguno. No ganó ni madres a pesar de que tuvo que trabajar bajo grandes presiones de tiempo, sábados, domingos y días festivos.

“Ello me convenció de que no se puede competir por todo. Y me obligó a hacer un perfil de nuestro cliente ideal, para tratar de encajarlo con los prospectos. Y a partir de ahí hemos ganado mucho”, concluyó Pepe Montalvo.

Para los asistentes, insistimos, fue una experiencia muy enriquecedora que esperamos se repita pronto.

 

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “FuckUp Nights: un evento bastante singular”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *