La Comisión de Filmaciones de la CDMX es la más clara muestra de cómo la 4T no ha logrado acabar con la corrupción

La Comisión de Filmaciones del entonces DF nació bajo la idea de aprovechar las espléndidas locaciones que ésta Ciudad de los Palacios ofrece a todos los productores de contenidos audiovisuales del mundo entero. Y porque además, ¡viva México! las fuerzas policiales de la metrópoli habían desarrollado ya una vergonzosa forma de extorsión: siempre que veían a alguien haciendo una producción en la calle, ya fuera fílmica, para TV o incluso fotografía, llegaban con el director y, pretextando cualquier cosa, se llevaban detenidos a parte del staff y decomisaban la cámara, sin importar el que, ya en la Delegación, las cosas se aclararan y la gente y el equipo fueran liberados: en los alegatos del caso el tiempo se perdía y, ya después, era muy difícil volver a comenzar la producción, cuando se había perdido todo un día de filmación, que significaba rentas, personal, actores, comidas y demás.

El rumor pasó de un policía a otro y a otro y pronto todo el cuerpo, patrullas y demás, se pasaban el tip unos a otros, con la consiguiente plaga por extorsión que ello significaba.

Fue el PRD, en tiempos de Marcelo Ebrard quien intentó meter al orden a la policía y acabar con tanta corrupción cuando para ello una Comisión de Filmaciones que otorgaba, mediante cierto pago, una licencia. Ya para entonces México era el quinto país que más producciones realizaba en el mundo, y el primer productor de contenidos en español de todo el orbe. Solo en la Ciudad de México se llevaron a cabo, año con año, más producciones que en Nueva York. Son miles y miles de empleos los que dependen de la corrupción de la policía capitalina.

Porque, aunque ahora existan los debidos permisos, pagados y en toda regla, los varones policías siguen esgrimiendo el mismo argumento:

-Pues sí, ya tienes tu permiso… pero yo puedo llevarte, a ti y a tu gente, a la Delegación a checar que todo esté bien. Y de aquí a que vamos ya perdiste el día y eso cuesta mucho dinero. En cambio, si me das ahorita una lanita, ahí vemos y te dejo trabajar- dicen los ladrones.

Al punto, cabe señalar que la mencionada “lanita” no es poca: son 12 mil pesos, en promedio, lo que los pillos exigen a grito pelado.

Y así llevan ya su buen tiempo.

¿Se acabó eso con el gobierno de López Obrador y Claudia Sheinbaum? Para nada, se puede decir que hasta ha aumentado porque ahora el cargo de jefe de la Comisión de Filmaciones de la CDMX se ha politizado: Morena está poniendo ahí a sus favoritos, aunque de cine no sepan nada.

Y la robadera sigue mañana, tarde y noche… ¡qué no nos venga a decir el Sr. López que él lo que quiere es crear empleos cuando su gente desalienta la producción robando 24X7!

Invitamos a todos nuestros lectores a denunciar en este espacio ese tipo de extorsiones: el valiente lo es hasta que el cobarde quiere.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “La Comisión de Filmaciones de la CDMX es la más clara muestra de cómo la 4T no ha logrado acabar con la corrupción”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *