La prohibición a los productos de plástico, sobre todo a las bolsas: la debacle que nunca debió haber sido

Como todos los gobiernos mexicanos del último siglo, la 4T insiste en buscar culpables, en lugar de soluciones, y en aplicar remiendos antes que resolver los problemas de fondo. Así, enarbolando una bandera de dudosos principios, las autoridades han optado por prohibir la venta y/o el obsequio de bolsas de plásticos en los autoservicios y otros centros de consumo, suponiendo que con ello se va a acabar la contaminación por plástico en el territorio nacional y en sus litorales.

Lo cual no es probable. Porque lo que sí es una realidad es que el 20% de las personas que trabajan en la fabricación de dichos productos van a perder sus empleos y la mitad de las empresas del ramo van a desaparecer en los próximos dos años.

¿Qué no hubiera sido mejor implementar un eficaz programa de reciclado para volver a aprovechar una materia prima susceptible y reusarse muchas, pero muchas veces con lo cual, en lugar de perderse empleos se habrían generado más en dicho proceso de reciclado?

Pues sí, pero ello significa mucha creatividad, mucha inteligencia y, sobre todo, muchos deseos de hacer las cosas de la manera correcta.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “La prohibición a los productos de plástico, sobre todo a las bolsas: la debacle que nunca debió haber sido”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *