La Publicidad Política es un tema pendiente en la industria de las Comunicaciones de Mercadotecnia en nuestro país

Encasillada teóricamente en el ámbito de la Propaganda (o sea, en la comunicación que tiene por objetivo persuadir a modificar creencias políticas o religiosas), en el ámbito de la práctica profesional la costumbre, históricamente, ha sido asignar este tipo de proyectos a quien sea… menos a una agencia profesional.

Emprendedores independientes, impresores, productores, periodistas, artistas, intelectuales, conocidos, parientes, compadres, improvisados y hasta quien propone un negocio poco transparente han sido, la mayoría de las ocasiones, los encargados de trabajar “en beneficio” de los electores, de los candidatos, de la imagen institucional y de la legitimación de los partidos.

Los resultados están a la vista. Pésima identidad de la actividad política y de quienes a ella se dedican, más allá de sus buenas intenciones o efectividad de sus acciones.

Y hablando de la vista, un problema que es muy palpable para quienes sabemos del tema, para la sociedad y para el electorado, es la fotografía del candidato.

Desafortunadamente, un instrumento maravilloso y una herramienta invaluable de diseño como lo es el Photoshop, se aplica catastróficamente para cambiar la fisionomía de los candidatos, sin darse cuenta que lo esencial no se aprecia con la vista, sino con los sentimientos y la emoción. Se sacrifica la esencia natural y legítima del candidato, intentando hacerlo aparecer más agraciado a la vista, pero menos aceptable a la emoción, que es lo indispensable en una campaña.

Adicionalmente para las agencias, las campañas significan un territorio minado, en el que quien aprueba no está preparado para recibir propuestas realmente creativas y estratégicas sólidas, basadas en la investigación y en el pensamiento analítico. En este futuro en reconstrucción moral y económica que se nos avecina, la comunicación es la palanca que desarrollará conciencia y proactividad en los ciudadanos. La responsabilidad de dotarles de mensajes transparentes, informativos y hasta de ánimo social y personal está en las espaldas de quienes detenten las campañas políticas, en el corto plazo. Y más vale que sea en manos de profesionales capacitados en comunicación mercadológica; en agencias que han comprobado su capacidad, eficiencia y validez en los resultados que sus campañas logran; y en una industria que nació y ha crecido con muchos esfuerzos de una manera sólida, profesional y, por qué no decirlo… exitosa. México lo necesita. Nuestro país lo merece.

Por David Ross, Líder Mundial del Retrato Político, creador del Retrato Emociona. 57 años de experiencia profesional.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “La Publicidad Política es un tema pendiente en la industria de las Comunicaciones de Mercadotecnia en nuestro país”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *