López Obrador no tiene cara con qué criticar a la mafia corrupta, cuando fue Jefe de Gobierno de la CDMX… se fue y nos dejó a merced de la delincuencia

De unos años para acá, durante la Semana Santa, se organiza en el Auditorio Nacional una subasta de libros en la que participan las principales casas editoriales de México.

Se encuentran ahí verdaderas gangas y los títulos más extraños del mundo. Como, por ejemplo, “AMLO, la biografía no autorizada. Mitos, mentiras y secretos”, de la autoría del periodista Francisco Cruz, publicado por la Editorial Planeta Mexicana dentro de la colección Temas de Hoy; primera edición, marzo de 2012.

Se trata de una profunda investigación sobre la gestión de Andrés Manuel López Obrador al frente del gobierno de la CDMX. Gestión que podríamos calificar, a la luz de hechos plenamente documentados, como mediocre en lo general y pésima en cuanto al concepto seguridad por una simple y sencilla razón: AMLO no hizo nada por erradicar a la Hermandad. Incluso la toleró y hasta se hizo de la vista gorda ante ellos.

Todos los capitalinos de a pie sabemos que, desde 1960 existe en la policía de esta ciudad una mafia, corrupta por los jefes de más alta categoría, que se dedica a extorsionar a la tropa policiaca con el famoso ‘entre’. Porque para todo “hay que entrarle con una lana”. El uniforme, el armamento, las balas, los vehículos, los permisos, los ascensos, las vacaciones, todo, todo. Todo cuesta dentro de la corporación policiaca y el que no acepta lo corren. O incluso hasta lo matan.

La Hermandad se formó en la agrupación de las motopatrullas y a la hora de escribir esta nota cuenta ya con más de 60 años de existencia: va en la tercera generación y tanto sus fundadores como sus continuadores son multi-millonarios. Como Francisco Cruz lo señala en la mencionada obra “Nadie ha podido domar a la policía de la CDMX”.

No han dado resultado ni los militares, (al menos 31 generales y 16 coroneles), ni los policías de carrera, ni los civiles como Marcelo Ebrard, Leonel Godoy, Joel Ortega y el propio López Obrador.

Cruz da nombres, fechas, pelos y señales de corruptelas que el Peje conoció y contra los que no hizo nada porque le convenía más enfocarse a ganar la candidatura a la presidencia que cumplir con el deber para el que la ciudadanía lo eligió.

Solo que a la Hermandad, lógico, cuando la tropa policiaca le quedó chica, se fue a extorsionar a la delincuencia que ahora actúa con total impunidad porque se cae con su entre. Todos sabemos que no pasa un día sin que los ladrones asalten camiones de pasajeros, dejando a menudo una sangrienta estela de muertos o heridos. Pero no los detienen porque se ponen a mano con la Hermandad.

Si López Obrador hubiera acabado con ellos otro gallo nos cantaría. Pero les tiene miedo. Y que se friegue la ciudadanía.      

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “López Obrador no tiene cara con qué criticar a la mafia corrupta, cuando fue Jefe de Gobierno de la CDMX… se fue y nos dejó a merced de la delincuencia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *