Los héroes olvidados de la publicidad mexicana, de los que casi nadie se acuerda

Sin duda alguna el gran acontecimiento del próximo año, en lo que respecta a la publicidad mexicana, será el 60° aniversario del Consejo de la Comunicación, que se fundó en noviembre de 1959 y menos de un año después llevó a cabo su primer gran esfuerzo, la cruzada por la construcción y restauración de escuelas, en la que participaron más de 2,500 medios. Y que tuvo un gran éxito. Sobre todo porque, en ese mismo año, el Gobierno de la República lanzó su programa del Libro de Texto Gratuito y se carecía de fondos suficientes para el mantenimiento de los planteles.

Y de ahí p’al real. Durante los siguientes 40 años, el Consejo Nacional de la Publicidad llevó a cabo muchas y muy memorables campañas. Y luego, a partir del año 2000 ya como el Consejo de la Comunicación, la racha de éxitos continuó.

Quien quiera que haya vivido estas últimas seis décadas recuerda al menos una campaña del Consejo, pero… ¿quiénes fueron sus actores? Conforme a la mecánica establecida el CC solicita a la AMAP la recomendación de una agencia creativa y esta le envía una lista de los interesados en ayudar al prójimo y de ahí sale la encargada que, por lo general, es una agencia distinta en cada ocasión.

Fieles al proverbio de “haz el bien sin saber a quién” no se tiene un registro previo de quiénes han sido esos héroes anónimos, tan guerreros pero ahora tan olvidados. De ahí que nosotros, en El Publicista nos echamos ahora a cuestas la pesada losa de averiguar quiénes de esos pro-hombres viven aún para entrevistarlos y nos platiquen sus vivencias y recuerdos al respecto. Honor a quien honor merece.

Y, a lo largo de todo el 2019 estaremos publicando en El Publicista los reportajes resultantes, que no dudamos serán de gran interés. Y citamos un ejemplo: en la campaña de “Uno es México, México es uno” actuó de gorrita café un simpático niño de más o menos 11 años de edad, que a todos nos cayó muy bien sin saber que su papá lo explotaba. Era el ahora Luis Miguel y la campaña se le ocurruió a Jaime Krauze quien, el día del lanzamiento hizo un reventón de padre y muy señor mío, del cual salimos hasta las chanclas y a avanzada hora.

Quien quita y nos sale material hasta para un libro por demás sabroso y chistoreto.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Los héroes olvidados de la publicidad mexicana, de los que casi nadie se acuerda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *