Mal y de malas empieza el canal de TV abierta de Pancholín Aguirre

En lo que podríamos llamar la suma y resultado de una absoluta falta de responsabilidad por parte de su director, el comentario siguiente explica por qué al Canal 8 de la TV metropolitana le está yendo tan mal: “Se suplica al señor Francisco Aguirre Gómez, titular y responsable del nuevo canal ocho del área metropolitana de la CDMX, pase a liquidar el adeudo pendiente que tiene con esta casa desde noviembre de 2019 pasado, por concepto de la cena de presentación a la que invitó a más de 300 invitados, entre agencias de medios, anunciantes y otros elementos de “las fuerzas vivas” de la actual publicidad mexicana. Atentamente: La Hacienda de Los Morales”.

Y es que, en el más puro estilo de la época de oro de la publicidad mexicana, para el debut en sociedad de su canal ocho en la parrilla chilanga, Pancholín se puso guapo con una pantagruélica cena. Que hubiera estado mejor que ese dinero lo hubiera invertido en talento para una mejor programación de un canal que, a escasos dos meses de inaugurado, no ha hecho más que aburrir a los televidentes y, por lo mismo, no ha logrado convencer a los anunciantes de que inviertan en publicidad en el ocho… ¡lástima Margarito!

Se trata del karma del Sr. Aguirre, que ya vendió todo lo que tenía que vender e incluso está tratando de subarrendar dos de sus frecuencias con escaso éxito: la prepotencia y el orgullo no sirven para nada bueno en este negocio, donde hay que demostrar inteligencia.

El fracaso del canal ocho, a menos de tres meses de su puesta en marcha, es la mejor prueba de ello.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Mal y de malas empieza el canal de TV abierta de Pancholín Aguirre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *