No es por echarles a perder la fiesta, pero la gente de Nielsen deben explicar lo que realmente sucedió “cuando la muestra se envenenó”

Hace algunos años, el día que el público se hartó de ver tanta porquería en Televisa y TV Azteca, simple y sencillamente apagó su televisor. Fue entonces cuando el internet y las redes sociales agarraron el vuelo del que aún no paran. Y el rating de las televisoras se fue a los suelos de forma imparable.

Día a día, el número de televidentes descendía sin que los canales pudieran hacer algo al respecto. Y sucedió entonces un “milagro”: alguien envenenó la muestra de IBOPE dando a conocer la lista de las ubicaciones de los hogares donde la empresa tenía colocados sus aparatos medidores.

De inmediato las dos empresas televisoras cancelaron sus convenios con IBOPE “porque los ratings ya no son confiables”. Y ello llevó a que se siguiera contratado más por cuatachismo que por audiencia.

Dicho de otra manera, el envenenamiento del caso “salvó” a Televisa y Azteca de tener que explicar sus fracasos por no poder generar mejores contenidos.

Así, después de algunos años sin ratings confiables, Nielsen IBOPE reinició el servicio sin que todos estemos realmente convencidos de que ahora ya son confiables. Y ahora viene a reforzar su trabajo argumentando que el Media Rating Council de EU los apoya y reconoce.

Propongo que Nielsen IBOPE nos explique todo bien y dé su versión de ese “veneno”… ¿fue real o artificial? Todos, anunciantes y publicistas, nos lo merecemos.   

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “No es por echarles a perder la fiesta, pero la gente de Nielsen deben explicar lo que realmente sucedió “cuando la muestra se envenenó””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *