Nos deja ISA Corporativo con el ojo cuadrado

La primera semana de diciembre asistí a uno de los eventos más extraños y originales que he tenido a lo largo de toda mi vida profesional.

De entrada, los Sres. Hugo y Raúl Camou nos invitaron a todos los periodistas de la fuente de negocios a una espléndida cena en el restaurante Pagano de Polanco. Con excelente comida, buenos vinos excelentes postres y toda la cosa.

Tenemos que reconocer que Marisela Melgar, la encargada de RP de ISA Corporativo, ahora sí se lució: se nota que nuestras críticas y enseñanzas le han sido de provecho. Pero volviendo a nuestra historia, déjenme y les cuento que, al concluir la cena nos subimos todos a dos camionetotas, (íbamos una bola de más de veinte personas). Ya pasaban de las once de la noche y hacía un pinche frío que ni en Siberia.

Y nos fuimos, cantando y echando relajo, hasta la lateral del Periférico que está frente a la residencia de Los Pinos. Ahí Ipkon, la empresa subsidiaria de ISA que se dedica a construir, mantener y comercializar anuncios en túneles bajo puente nos demostró cómo funciona su más reciente adquisición: un camión Mercedes Benz, traído ex-profeso de Alemania, con un equipo a base de cepillos, que en un santiamén lava, limpia y deja reluciente los anuncios bajopuente. Algo que antes había que hacer con chalanes y cubetas, en toda una noche de friega, ahora se hace en unos cuantos minutos.

Así, una vez por semana, Ipkon da a sus contenidos el mantenimiento tan necesario en áreas donde, de perdida, cae cuando menos una tonelada de polvo mes a mes. Al punto, cabe señalar que, cuando el gobierno de la CDMX empezó a ponerse sus moños con respecto a las estructuras en azoteas, ISA Corporativo fue la única empresa que propuso una alternativa viable a través de los bajopuentes. Y nadie los peló. Pero la empresa insistió y ahora su medio es una realidad y con favorables resultados para los que se anuncian en ese medio.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Nos deja ISA Corporativo con el ojo cuadrado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *