Pedro Egea es la última víctima involuntaria del fraude de los premios creativos. Y de la falta de oficio, desde luego

Cuando, hará cosa de unos tres años, Pedro Egea fue nombrado director de Grey México, nosotros fuimos los primeros en entrevistarlo: nos causó mucha curiosidad que el señor viniera de una gran empresa de marketing digital y supimos que su labor sería de mucho provecho para su agencia. Y no fue así.

No fue así porque, ya lo estamos viendo, entre las redes digitales y los medios tradicionales existen ya una abismal diferencia. Porque en la publicidad hay que ganar pesos y centavos. Y en lo digital se ganan clicks que de ninguna manera son ventas. Para acabarla de amolar, Pedro y su gente confundieron la gimnasia con la magnesia y le embarcaron alegremente en la irresponsable tarea de ganar cuantos premios publicitarios pudieran.

Porque, en efecto, ganaron con truchos, pero perdieron la realidad. Y Grey México fue, en su momento, una de las agencias más beneficiadas con el reacomodo de clientes que se dio con la fusión de Olabuenaga y Leo Burnett. Pero esos nuevos clientes no duraron en Grey ni seis meses. Uno de ellos, WalMart, se salió echando pestes.

Si ponemos en una balanza los honores que Perico y su equipo ganaron con truchos y lo comparamos con el negocio que eso les acarreó es fácil deducir que, con los dizque premios, Grey perdió muchísimo.

Y es que los premios no se comen. Pero el Sr. Egea insistió e insistió esperando en que ganar premios, aunque fuera a base de truchos, le iba a generar la buena prensa que él se rehusó a pagar “por falta de presupuesto” cuando ahora, todos lo sabemos, las notas periodísticas hay que pagarlas.

Aclaramos que Pedro Egea no nos cae mal: es más, nos parece un buen muchacho. Con un solo defecto, si nos permiten señalarlo: el señor no es publicista. Apenas está aprendiendo. Y hoy en día lo primero que hay que saber es que los truchos son mentiras. Y nada se puede construir a base de mentiras.

Puede gustarte también. . .

9 Opiniones en “Pedro Egea es la última víctima involuntaria del fraude de los premios creativos. Y de la falta de oficio, desde luego”

  1. Andrea dice:

    A este artículo le hace falta agregar dos nombres que apoyaron las mentiras y que hoy en día lograron que el buen talento de Grey escapara lo más rápido posible: Ana Castañeda y Mariana de Pina

    • Monica Flores dice:

      Hola Andrea: le paso ese dato al Sr. Delius.
      Mil gracias por escribir.

    • Mariana de Pina dice:

      “Andrea”, es bien fácil publicar un comentario casi anónimo tirando tierra a la gente que seguramente ni conoces (cosa que pasa todos los días en la redacción de El Publicista). Te aclaro dos cosas: ni apoyo mentiras (si por algo me critican es justo porque no me callo nada), ni trabajo en Grey desde hace meses. Te dejo mi correo porque me parece que tienes muchas dudas que aclarar y yo no tengo absolutamente nada que esconder.
      Saludos.

  2. Además olvidaron incluir 2 puntos clave que reflejan la inmadurez y falta de capacidad del señor Pedro Egeo:

    – La relación personal y sentimental com Cecilia Legarrea mientro de su equipo de planning, y que se involucra de sobre manera errónea en las decisiones de negocio y crea un terrible ambiente de trabajo propiciando un elitismo innecesario responsable de fallas en los nuevos negocios y cuentas actuales.
    – La increíble coincidencia entre la pérdida de negocio de GREY y la prominente crecida de HERERO, agencia donde Pedro posee una considerable participación y ha retenido clientes fuera del contexto de negocio GREY, además comparten oficinas e información confidencial

  3. Ivan Babic dice:

    Ay, el Pedrito, una inseguridad tan grande en un talento tan pequeño, fórmula que le hizo hacer echar a los que en el fondo habían promovido e iniciado el cambio en Grey, para ganar indulgencia con escapulario ajeno y colgarse unas medallitas que le duraron tres salarios…

  4. Roberto dice:

    Tal vez Pedro cometió errores y se obsesionaron con los premios, pero lo que llevó a la debacle a Grey fue sus nuevas adquisiciones de gente incompetente en puestos que les quedaron muy grandes, lo que provoco que se escapara su gente más capaz y solo se quedaran personas de poca calidad humana, explotadores de sus trainees, con poca empatía aferrados a sus malas ideas e incapacidad de aceptar feedback, entre ellos y personas como Ana Castañeda, el ambiente de Grey se torno oscuro e insoportable

  5. Martha Soler dice:

    Conozco a Ana Castañeda hace muchos años y he tenido el honor de trabajar directamente con ella. No sólo es una chingona. También es de las personas más íntegras y honestas del medio. Creo que ensuciar su reputación necesitaría mucho màs que un par de comentarios maliciosos.

    • Luis dice:

      Y también se necesita más que sus amistades para limpiarla, pues las personas que trabajaron día a día con ella saben que es una mascara la que muestra para unos y otra su verdadera persona que deja muchisimo que desear en integridad y humanidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *