Pierde Ogilvy & Mather, a nivel mundial, parte de la cuenta de American Express

En estos días trascendió en todo el medio que, después de más de 60 años de venturosas relaciones comerciales, American Express decidió dejar sólo la parte operativa de su cuenta publicitaria en Ogilvy & Mather Worldwide para dar el manejo de la parte estratégica y creativa a otra empresa recién formada por alguien cuyo nombre no fue dado a conocer pero de quien se sabe trabajó durante largo tiempo para ese anunciante en el seno de O&M. O sea que, como dicen en Jalisco, el maleante se fue como los mayates, con todo y hebra.

Se trata de una relación icónica en el mundo de la publicidad de la que incluso se cuenta una leyenda: se dice que David Ogilvy conquistó a AMEX después de haber leído un anuncio de la marca en un periódico, recortó la página, hizo sobre ella varias sugerencias con su puño y letra, metió la hoja en un sobre  y se la envió al cliente general de American Express diciéndole que su agencia, O&M podría mejorar su trabajo. Y el cliente le dio la oportunidad, lo cual no es ninguna sorpresa para quienes hemos conocido la prosa del escocés de Madison.

Más de sesenta años después todo parece indicar que esa relación se ha roto, al menos en parte. ¿Qué le sucede a las grandes empresas?

El que está que no le calienta el sol es John Seiffert, el chairman of the board, o sea el mero mero de Ogilvy a nivel mundial quien hizo toda su exitosa carrera de más de 30 años sirviendo a AMEX. O sea que si alguien sabe de la marca en el mundo ese es Don John Seiffert. Y eso es lo que está dejando ir el anunciante. ¿Pues qué estás pensando criatura…?

En estos días trascendió en todo el medio que, después de más de 60 años de venturosas relaciones comerciales, American Express decidió dejar sólo la parte operativa de su cuenta publicitaria en Ogilvy & Mather Worldwide para dar el manejo de la parte estratégica y creativa a otra empresa recién formada por alguien cuyo nombre no fue dado a conocer pero de quien se sabe trabajó durante largo tiempo para ese anunciante en el seno de O&M. O sea que, como dicen en Jalisco, el maleante se fue como los mayates, con todo y hebra.

Se trata de una relación icónica en el mundo de la publicidad de la que incluso se cuenta una leyenda: se dice que David Ogilvy conquistó a AMEX después de haber leído un anuncio de la marca en un periódico, recortó la página, hizo sobre ella varias sugerencias con su puño y letra, metió la hoja en un sobre  y se la envió al cliente general de American Express diciéndole que su agencia, O&M podría mejorar su trabajo. Y el cliente le dio la oportunidad, lo cual no es ninguna sorpresa para quienes hemos conocido la prosa del escocés de Madison.

Más de sesenta años después todo parece indicar que esa relación se ha roto, al menos en parte. ¿Qué le sucede a las grandes empresas?

El que está que no le calienta el sol es John Seiffert, el chairman of the board, o sea el mero mero de Ogilvy a nivel mundial quien hizo toda su exitosa carrera de más de 30 años sirviendo a AMEX. O sea que si alguien sabe de la marca en el mundo ese es Don John Seiffert. Y eso es lo que está dejando ir el anunciante. ¿Pues qué estás pensando criatura…?

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Pierde Ogilvy & Mather, a nivel mundial, parte de la cuenta de American Express”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *