Por lo mucho que aprendemos del Gran Premio de la Radio…

27 años no son poca cosa. El pasado 10/10/17 la Asociación de Radiodifusores del Valle de México llevó a cabo la edición N° 27 del Gran Premio de la Radio que, si me permiten decirlo, cada día está mejor. Por eso nunca me lo pierdo.

La radio se ha convertido en uno de los mejores termómetros de la sociedad en general y del medio en particular y lo que ahí se ve, y sobre todo se escucha, es la mar de interesante. Como que, de entrada, el Dr. Miguel Ángel Mancera llegara sin corbata y con chamarra y dijera el clásico discurso con el que, ahora, los políticos quieren sacar provecho del sismo con frases ya tan manidas como “México está de pie; la muestra es una sociedad muy solidaria, bla, bla, bla…”.

Lo que sí, que con lo que dijo el Lic. Juan Carlos Celayeta, presidente en funciones de la ARVM, nos quedó claro que el medio durante el temblor del pasado 19 de septiembre fue la radio. Porque ningún otro fue tan buscado por la sociedad, en esos momentos, como la radio. Y la radio estuvo a la altura.

Al margen, cabe mencionar que, al menos la clase media capitalina, vino a descubrir algo que ya habíamos olvidado: el que ya no hay aparatos de radio en los hogares. Urge una campaña que promueva su compra.

Ya en la premiación, es de destacarse el gran número de nuevas agencias, prácticamente desconocidas, que ganaron premios y que ostentan nombres incluso rimbombantes, como Felipa. Lo que viene a demostrar que, cada vez más y más, la creatividad se inclina del lado de los independientes.

La mejor prueba de ello es que Made, la empresa de Yosu Arangüena fue la agencias ganadora de la noche, llevándose incluso el Gran Premio con una campaña para Dormimundo. Lo dicho: la radio no está de regreso. Nunca se fue y está cada día mejor.

Solo para terminar y abusando de la confianza, nos parece que la empresa productora del show no estuvo a la altura de lo que se le ordenó: porque hubo dos que tres errores que podríamos atribuir a la inexperiencia. Lo que no puede perdonarse es que el sonido estuvo pésimo y casi nadie entendió ni lo que se dijo ni cuando pasaron los spots ganadores. El sonido siempre estuvo viciado. Y eso, en un evento en donde se supone que el audio es la estrella, es imperdonable.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Por lo mucho que aprendemos del Gran Premio de la Radio…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *