Mi amiga y compañerita de banca desde la universidad, Lili Barroso, lleva amenazándonos ya varios años con que se va a jubilar: está que se va, que se va y que se va y no se ha ido.

Prueba de ello es que sigue contratando gente de primer nivel y reconocida experiencia: el año pasado contrató a Tonatiuh Hernández y ahora está haciendo otro tanto con Fernanda Campos Bravo, quien estuvo semi-retirada trabajando por dos o tres años en la Canitec, en donde no hacía nada por lo que terminó por aburrirse y atendió al canto de la sirena Barroso, quien hizo a Fer una oferta que no pudo rechazar.

¡Y el grupo continúa fortaleciéndose!