Con la novedad, mis queridos lectores, que nuestro amigo Simón Bross dictó una conferencia, el pasado lunes 15/05/17 en la Academia Mexicana de la Creatividad, en la Casa Azul que es un sueño.

Al parecer, la escuela que encabezan Raúl Cardós y Alejandro Norniella tiene el propósito, de ahora en adelante, que cada que inicie un curso, la ceremonia inaugural del mismo sea una conferencia.

Y ahora le tocó a Simón quien, de entrada, dejó claro que en este trabajo la idea es la que manda, entendiéndose por idea aquello que yo no sabía que sabía. Por consecuencia, en toda producción todo debe hacerse en función de la idea: hay que planearlo todo para que no haya sorpresas y el día de filmación parezca, más bien, un día de fiesta en el que todos los participantes se diviertan de lo lindo.

La velada en cuestión, de lo más agradable por la simpatía del Sr. Bross, estuvo concurridísima dado el rating del conferenciante: empezó a las 20:30 hrs., y este reportero abandonó el recinto pasaditas las 22, sin que la cosa tuviera siquiera trazas de terminar. Y no porque, para hacer más amena su plática, Simón hizo una especie de reseña histórica de sus más de 20 años de labor fílmica.

Empezando con una campaña, totalmente trucha, para baterías Duracell, que constó de 3 comerciales, cada uno de 20 segundos, filmados con una cámara de video de aficionados. En todos los casos, la historia es la misma: a la cámara se le agota la pila justo en lo más interesante que está filmando.

Las versiones fueron “Testamento”, “Ovni” “Encuerada”, siendo la estrella de este último la esposa de Santiago Pando. “Testamento” obtuvo un León de Cannes el primero que ganó México, por esas épocas, de bronce.

Años después, la propia agencia aceptó que dicho comercial nunca salió al aire en un tiempo pagado y que se había hecho con el puro y simple propósito de ganar en Cannes. Con él se inició una práctica que ha costado mucho a las agencias. Y que no ha servido más que para un carajo.

Bien por la Academia: esperamos que nos sigan invitando. Se aprende mucho en esas tertulias.