Thompson Wunderman gana la cuenta de baterías Duracell: una de cal por mil de arena

Si en la publicidad mexicana abundan los maletas y malhechores que, a pesar de ello, hacen carrera echando a perder muchas cosas, ello se debe a la escasa memoria de nosotros, publicistas, medios y anunciantes que casi casi de un día para otro olvidamos los errores de los demás, aunque dichas equivocaciones hayan costado millones.

Tal es el caso de J. Walter Thompson de México y su última directora, la Sra. Mariate Arnal.

Dirán misa, pero a mí nadie me quita de la cabeza el que la santa señora fue la que hundió hasta el fondo a la agencia. Cuando ella fue su directora la agencia perdió clientes al por mayor y solo se quedó con unos cuantos, los asignados de forma internacional.

Terecita recibió a la agencia con un departamento de cien personas, nomás en creativo, y ahora tiene solo 4. Han pasado ya más de 5 años de la salida de la Doñita y la agencia hasta su nombre perdió: ahora se llama Thompson Wunderman (¿o es al revés?).

De ahí que quien esto escribe, que sabe cuán difícil es llegar a sacar un buey así de la barranca, felicite ahora a esta sufrida agencia por la reciente conquista de pilas Duracell: esperemos que de aquí p’al real.  

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Thompson Wunderman gana la cuenta de baterías Duracell: una de cal por mil de arena”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *