Toca ahora al Gobierno de la CDMX cumplir con los acuerdos que tiene con los industriales del medio exterior: porque la solución ya está a la vista

La historia es larga pero vale la pena contarla porque es tan cierta como el evangelio. Durante el gobierno de Marcelo Ebrard en la CDMX se firmó un acuerdo, entre las autoridades y los industriales del exterior en el cual estos últimos se comprometían a retirar las estructuras que se suponía “afeaba” la Glorieta de Insurgentes a cambio de un espacio en las multipantallas que se colocarían al centro de dicha rotonda.

Primer criterio equivocado: eso del verbo afear es una abstracción que carece por entero de bases lógicas. Porque a mí sí me gustan. Y porque en gustos se rompen géneros.

Total, que más a la fuerza que por gusto los empresarios cumplieron… y el gobierno nunca pudo hacerlo. Se perdió en el laberinto de las respectivas licencias y jamás tuvo los recursos para pagarle a un diseñador que repartiera los espacios dentro de la famosa Glorieta. (Al parecer se buscaba hacer un Time Square neoyorquino, pero de huaraches).

Finalmente, la solución tomada, totalmente fuera de acuerdos, no satisfizo a nadie: se le otorgó al Grupo Rentable la exclusiva de los espacios en la Glorieta a cambio de que ésta empresa remodelara y restaurara por entero ese espacio. Y Rentable cumplió. En cambio, el Gobierno no pudo asignar a los demás industriales afectados ni siquiera un espacio, en otro lugar, para resarcir a un regreso por entero legal. Y que paga impuestos. Esto sucedió ya, dentro del gobierno de Miguel Ángel Mancera, otro pillo igual que Ebrard.

Sin embargo, hay que reconocer que en la administración pasada SÍ hubo un funcionario honrado: un señor de apellidos Remes quien, con toda la debida representación de las autoridades, firmó un acuerdo con los empresarios, reconociendo en forma plena los acuerdos de estos… a cumplirse después de que se removieran de sus sitios a las pantallas cilíndricas que Rentable poseía en plena avenida glorieta y de cuyas ventas, valga la redundancia, se beneficiaba esa compañía.

Pues bien, dicho retiro sucedió en octubre de 2020 pasado. Y la Sra. Claudia Sheinbaum (a) “La mamuchis” se llenó la boca diciendo que “los ingresos anteriores, de los cuales el gobierno de la ciudad nunca recibió ni un quinto, van ahora a servir de mucho”. Chin. Un minuto de silencio como muestra de que estamos alelados: nos quedamos sin habla.

¿Significa eso que, ahora sí, se les va a hacer justicia a los industriales que en su momento retiraron sus estructuras y que llevan ya más de 12 años esperando para convertir ese espacio urbano en algo digno de una de las ciudades más grandes del mundo?

Pues ojalá y SÍ: ya se están tardando.

Solo ojo: no vaya a ser que, como siempre, vaya a llegar por ahí un oportunista a querer montarse un proyecto que no le corresponde.

La que ha de estar que trina de coraje ha de ser la Sra. Isabel Miranda de Wallace quien, por sus puras pistolas, se negó a firmar el acuerdo de retiro hace 12 años, nunca quitó su armatoste y ahora no la caliente ni el sol… ¡lástima Chabelita!

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Toca ahora al Gobierno de la CDMX cumplir con los acuerdos que tiene con los industriales del medio exterior: porque la solución ya está a la vista”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *