Todo indica que eso del Tercero Autorizado en permisos sanitarios para publicidad es una gran transa

Lo malo es que COFEPRIS parece estar de acuerdo.

El pasado 08/06/17 fuimos requeridos a un coctel bastante dos tres, en el Habita, dizque para presentarnos un nuevo servicio, autorizado por COFEPRIS, con el propósito de agilizar los trámites que agencias y anunciantes hacen para obtener el Vo.Bo. de las autoridades en cuanto a publicidad. “Servicio” que, en honor a la verdad, nos pareció más bien una especie de coyotaje.

Y es que, mal pensando las cosas, algún burócrata vivales se las olió que, en el montonal de permisos que a diario se le solicitan a COFEPRIS podría haber una lanita y, en contubernio con alguien más de ahí mismo, se lanzó a poner su compañía ofreciendo asesoría para agilizar esos trámites, bajando su resolución de 5 ó 6 semanas a sólo una… mediante una pequeña cuota que no ha quedado claro de a cuánto es.

Es más, el día de la mentada presentación habló un tal Luis Farías Mackey, de quien después nos esteramos que fue titular de la dependencia encargada de otorgar esos servicios, (léase un burócrata de hueso colorado), que habló  mucho y no dijo nada: las inconsistencias en su “discurso” fueron tantas y tan obvias que le pedimos una entrevista que rápido se nos concedió.

Y lo mismo: el santo señor no tiene ni la menor idea de lo que ofrece, cuáles son los trámites y de a cómo no. Y eso que hasta un caso práctico le pusimos por escrito; más de un mes no ha podido contestarnos nada más que evasivas.

Lo que nos hace sospechar que algo ocultan los felones: porque, en una de esas empresas trabajan un titipuchal de mujeres, que nos dijeron, endenantes fueron dictaminadoras de lo mismo… ¿pues qué, cómo, cuándo y por qué? Al parecer, sospechamos, todo es una busquita del nuevo titular de COFEPRIS, un señor de nombre Julio Sánchez y Tépoz.

Porque, nos dicen, se publicó una convocatoria, (en lo oscurito porque nadie la vio), para otorgar esas concesiones con la única condición de que los solicitantes no podrían ser publicistas ni nunca haber trabajado en publicidad. O sea que el que sabe no puede convocar.

Pues no porque, obvio, les comería el mandado a todos los burócratas que ya se repartieron esas licencias… ¡porque fueron 7 las otorgadas! entre puros cuates o influyentes.

La transa es más obvia que un elefante sin cola. Por lo que uno se pregunta: ¿cómo es posible que la Presidencia de la República o de la Contraloría no se den cuenta de que en COFEPRIS alguien se está despachando con la cuchara grande en unos trámites que deberían ser por entero gratuitos y transparentes?

Con el colmillo retorcido que nos caracteriza sentimos que los truhanes, con la venia de Sánchez y Tépoz, van sobre el “copy advice”, que es una primera asesoría que brindan ciertas asociaciones cobran 15 mil pesotes y que Los Terceros en La Transa ya dijeron que son aguacates y se los van a embarrar en sus teleras.

Y todo en el año de Hidalgo, insisto, cuando los ojos de toda la ciudadanía están puestos en coyotes como los Terceros.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Todo indica que eso del Tercero Autorizado en permisos sanitarios para publicidad es una gran transa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *