¿Y la taquilla de Roma, apá…?

Demasiado eufóricos por el extraordinario éxito del filme Roma la mayoría hemos dejado pasar el hecho de que, a la fecha, la película no se ha estrenado en ninguna cadena de cine comercial.

Vamos, ni siquiera en una sala de barriada como las que aparecen en la cinta en cuestión. (Y que, si la memoria no me falla, tuvo que haber sido el Cine Opera)

Lo cual, si me permiten ustedes decirlo, crea un trascendental precedente en la historia de la cinematografía mundial ya que entroniza una nueva “ventana” que, si lo saben aprovechar, viene a significar muchas otras grandes posibilidades de negocios.

Por lo pronto, a mi se me queman las habas por ver el antes y después de Roma en Netflix: si ya con la serie de Luis Miguel el número de suscriptores de esa forma se disparó, lo más seguro es que ahora va a seguir creciendo. Todo lo cual nos lleva a una por demás inquietante pregunta: ¿a dónde va ir a parar la TV abierta?

Y a otra: ¿qué va a hacer en consecuencia la TV de paga?

Porque, apenas en el primer caso, todas las grandes ideas que ahora vemos en plataformas diferentes de la TV abierta estuvieron, antes que en ninguna parte, sobre el escritorio de televisa, quien las dejo ir por soberbia.

Lo cual, ahora es una seria señal de alarma para Cablevisión y compañía, quienes lucen muy instaladas en un confort: o se espabilan o se las lleva patas de cabra como ya estamos viendo con quienes se durmieron en sus laureles.

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “¿Y la taquilla de Roma, apá…?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *