Y salió Air Femme No. 20

¿Se acuerdan ustedes de Angélica Muller, una güerita bastante dos-tres, bonita y de ojos claros? Ella fundó la que, en su momento, se llamó Dragon Fly y que era una revista infantil de abordo. Según Angie la idea le nació cuando, en sus años de sobrecargo, se dio cuenta cuán difícil es manejar a los chilpayates cuando viajan y deben quedarse quietos en sus asientos. Total, que después de varios años con gran éxito, Dragon Fly se terminó y su editora se embarcó con una revista femenina de abordo “para mujeres viajeras”, de periodicidad bimensual, que está de lujo y que circula, sobre todo, en las salas VIP de los aeropuertos.

Me gusta mucho Air Femme, que así se llama la mencionada revista, porque se nota que está hecha con mucho cariño y mucha, mucha creatividad.

En la contraportada del No. 20 de Air Femme aparece ahora uno de los anuncios gráficos más creativos que he visto a últimas fechas y que anuncia a un restaurante de La Condesa llamado Cedrón con una cabeza que reza “Supieron que eran almas gemelas ambas quisieron amar en el mismo lugar”. Y así, por el estilo sobre el resto de los mensajes comerciales que aparecen en la revista de la Sra. Muller: de gran diseño y refinado buen gusto. En un momento en que el periodismo editorial revoluciona para ofrecer a sus lectores contenidos “de colección”, Air Femme nos ofrece un enfoque más que reanimante… ¡felicidades!

Puede gustarte también. . .

0 Opiniones en “Y salió Air Femme No. 20”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *